¿Qué son los hábitos de estudio y cómo emplearlos?

habitos de estudio

Los hábitos positivos son una de las formas más eficaces de lograr grandes resultados por medio de la disciplina y la repetición diaria. Por ejemplo, el hábito de lectura te puede permitir leer un libro voluminoso y complejo leyendo el mismo número de hojas cada día. 

De la misma forma, los hábitos de estudio permiten que logres memorizar conceptos y convertir la información explicada en clases en conocimiento capaz de ser replicado en actividades profesionales. 

¿Qué son los hábitos de estudio?

Son los métodos y estrategias que acostumbra a usar el estudiante para asimilar unidades de aprendizaje, su aptitud para evitar distracciones, su atención al material específico y los esfuerzos que realiza a lo largo de todo el proceso (Cartagena, 2008).

Como podemos ver en la cita anterior, los hábitos de estudio se centran en la forma en cómo el estudiante emplea diversos medios de forma estratégica para asimilar las unidades de aprendizaje expuestas en clase. 

Bajo esta definición podríamos considerar diversos hábitos de estudios empleados para mejorar lo percibido en clase, hasta volverlo conocimiento. 

Buenos hábitos de estudio

Para mejorar tu aprendizaje hemos elaborado 5 recomendaciones que pueden ayudarte y obtener una acción que serás capaz de replicar, incluso en periodos de clases virtuales y entrenamiento remoto. 

Organización del tiempo

Este consejo se suele dar como una constante, sin embargo, es complejo de aplicar y pocas personas se atreven a cuantificar el tiempo que necesitan para sus actividades diarias como para realizar un estudio constante. 

Puedes ver a detalle y de forma muy sencilla cómo aprovechar el tiempo para estudiar en el siguiente vídeo. 

Cómo puedes ver, para aprovechar el tiempo al máximo necesitas cuantificar tu tiempo de sueño, ocio, alimentación y distribuir tu tiempo de estudio o repaso. Por ejemplo: Si te quedan 6 horas libres, después de realizar todas tus actividades vitales, puedes disponer de una o dos horas para revisar tu material de aprendizaje. 

Interactuar en clase y tomar apuntes

Para aumentar la fijación de lo expresado en clase no solo necesitas prestar atención, sino interactuar constantemente. Los seres humanos somos seres sociales por lo que tener interacción con el docente a través de preguntas o acotaciones ayudará a recordar los datos implicados. 

Por otra parte, los apuntes a mano son otro hábito capaz de beneficiar nuestra memoria, especialmente en el largo plazo. 

En tres experimentos realizados durante 2014, los psicólogos Pam A. Mueller, de Princeton, y Daniel Oppenheimer, de UCLA, hicieron que los estudiantes escucharan charlas sobre una variedad de temas, mientras tomaban notas en una computadora o a mano. Los 67 estudiantes que participaron se les realizó una evaluación inmediatamente después de la charla y una semana más tarde, después de haber tenido la oportunidad de revisar sus notas. 

El resultado fue que quienes tomaron apuntes a mano habían escrito menos palabras, pero parecían pensar más intensamente sobre el material a medida que escribían y digirieron más a fondo lo que escucharon, afirmaron los investigadores en el artículo de Psychological Science. “Todo ese esfuerzo ayuda a aprender”, afirmaba uno de los responsables del estudio. 

Por lo visto, todo el esfuerzo que implica tomar notas manualmente, almacenarlas y revisarlas contribuye al proceso de aprendizaje, no solo a memorizar, sino a retener y reflexionar sobre el conocimiento, lo cual es imprescindible si queremos, eventualmente, pasar de la teoría a la práctica. 

Estudiar constantemente 

Algunas personas afirman que es necesario realizar estudio diario o interdiario de un tema, sin embargo esto es caer en el memorismo y confundir que recordar debido a una repetición constante es lo mismo que aprender. 

La realidad es que es necesario practicar, revisar anotaciones y otros recursos, pero con muy determinados espacios de tiempo. Esto es lo que llamaremos “Repaso espaciado” en la siguiente tabla puedes observar los periodos de tiempo sugeridos y la posibilidad de olvidar lo aprendido en clase. 

 

Tiempo de repaso Posibilidad de olvidar 
Repasar 24 horas después 70%
Repasar 1 semana después 50%
Repasar 1 mes después  10% 

 

Emplear una metodología de estudio

Las metodologías de estudio, son una de las fuentes principales para distribuir tiempo y energía de la mejor forma, algunos recomiendan como una de las más eficaces y sencilla de emplear la Técnica Pomodoro. La cual, consiste en considerar cada 25 minutos de concentración como un “pomodoro” cada sección de tiempo debes descansar 5 minutos y cada 75 minutos de enfoque tomar un descanso de 15 minutos. 

De esta forma, podrás enfocarte por un tiempo determinado y saber cuanto tiempo dispones para revisar tu información. Adicionalmente, puedes emplear otros métodos, por ejemplo la técnica Flowtime, el cual permite periodos de concentración entre 10 y 90 minutos. 

Ser paciente y proactivo en aprender

Los profesionales en formación continua pueden sentir mucha frustración o ansiedad al querer adquirir un nuevo conocimiento de forma rápida para obtener beneficios como obtener un mejor trabajo, incrementar sus ingresos u obtener un conocimiento que pueda traerle un significativo retorno de inversión. 

Es recomendable, no caer en la impaciencia y disfrutar el proceso de aprendizaje, estudia a tu ritmo y valora los procedimientos a realizar antes de obtener nuevo conocimiento, por ello debe realmente apasionarte el tema que estás estudiando y tus hábitos de aprendizaje deben ser agradables. 

Algunas condiciones necesarias para desarrollar hábitos de estudio

Es recomendable seguir las siguientes recomendaciones para mantener la concentración y lograr desarrollar mejores hábitos de estudio. 

Una buena ubicación 

Contar con un espacio ventilado, iluminado y silencioso es clave para beneficiar un periodo de concentración. Asegúrate también de contar con todo tu material de estudio a la mano y de ser necesario contar con tu computadora y acceso a Internet si es que requieres desplegar un software o simulador como parte de tu proceso de aprendizaje. 

Disponer de tiempo para estudiar

Una vez hayas distribuido tu tiempo adecuadamente es necesario que los distribuyas en bloques que te permitan enfocarte para poder aprender, distribuyendo el total de tus horas libres en bloques de 45 a 90 minutos que te permitan aprender. 

Hábitos de sueño

Dormir es una de las acciones más importantes para mejorar nuestro aprendizaje, dormir entre 6 horas y media hasta 8 horas es beneficioso para fijar mejor las memorias en el largo plazo. 

estudiante nocturno

Realizar ejercicio

Un estudio realizado por la BBC en colaboración con universidades de Edimburgo y Stirling, afirma que realizar 15 minutos de ejercicio entre periodos de estudio puede beneficiar al aprendizaje, por lo que realizar una breve caminata o ejercicios de cardio pueden favorecer tu retención de información. 

Conclusiones

Contar con hábitos de estudios es una de las herramientas más poderosas para lograr un aprendizaje real en un proceso de formación continua, además de permitirte dominar un conocimiento a partir de la disciplina y repetición constante. 

Descubre nuestros cursos de tecnología
13 noviembre, 2020

INGENIO LEARNING: Instituto de Educación Superior dedicado a la investigación y desarrollo de experiencias de aprendizaje significativo intensivas en uso de Tecnología.

Send this to a friend